Ventajas y desventajas del teletrabajo

La perspectiva que cada persona tiene del teletrabajo está acompañada por el conocimiento de su experiencia. Esta forma de trabajo, que utiliza la tecnología como medio para la innovación, presenta numerosas fortalezas, pero también algunas debilidades.

Ventajas del teletrabajo

Estos son los aspectos positivos que conviene tener en cuenta:

  1. Adaptación al cambio. La incertidumbre afecta a las empresas con una mayor intensidad desde hace más de un año. En un entorno complejo, los negocios siguieron aprendiendo. Habiendo alcanzado estados emocionales complicados, se ha demostrado que las personas hemos alcanzado un equilibrio que nos ha permitido sobrevivir y adaptarnos, y eso ha demostrado que el ser humanos tiene una capacidad de superación increíble.
  2. Mejora el vínculo entre la empresa y los trabajadores. De este modo, el empleado percibe esta modalidad como un bien que le aporta esta situación. Generalmente, el teletrabajo eleva el salario emocional cuando el empleado se siente cómodo en este entorno. Por otra parte, esta valoración positiva fortalece el compromiso y la implicación que dicho profesional muestra en su rutina diaria.
  3. Desarrollo de las zonas rurales. Algunos pueblos han experimentado una pérdida de población durante la última década. Generalmente, los más jóvenes viajan a la ciudad para buscar trabajo. Las oportunidades en este ámbito aumentan con el auge del teletrabajo. No es necesario que la persona viva cerca del lugar en el que se encuentra la empresa: tiene la oficina en su propio hogar.
  4. Mayor flexibilidad. El trabajador dispone de una mayor autonomía para organizar su agenda con libertad, aunque siempre dentro de unos límites. Esto influye en el tiempo que ganamos y que podemos dedicar a nuestra formación como estudiar un máster

Desventajas del teletrabajo

¿Qué otros aspectos conviene analizar en relación con este tema?

  1. El trabajo en remoto no gusta a todas las personas. De hecho, algunas prefieren acudir cada día a la oficina en el horario establecido.
  2. Distracciones. Desaparecen algunas interrupciones, pero surgen otras nuevas: aquellas que se producen en una casa. Cuando el espacio de trabajo está tan cerca del entorno de intimidad familiar, puede ser más difícil todavía mantener la concentración en los objetivos del día.
  3. Las posibles ventajas no siempre son tan evidentes en la práctica. Por ejemplo, la flexibilidad que ofrece el teletrabajo puede volverse en contra de aquel que tiende a posponer la entrega de un proyecto.
  4. La tecnología también falla. Y es en esos momentos en los que el profesional es más consciente de las limitaciones de esta forma de trabajo. Especialmente, si la avería tarda más tiempo del deseado en resolverse o si dicho fallo se produce en el instante más inoportuno.
  5. Dificultades en la comunicación. El contacto que el empleado tiene con la empresa se desarrolla en un escenario marcado por la distancia. Existen distintos canales que ofrecen herramientas prácticas para transmitir información clara sobre cada tema. ¿Cómo resolver un conflicto cuando cada persona se encuentra en un lugar diferente? Con frecuencia, surgen las dudas y las interferencias. Lo que el emisor dice no siempre coincide con aquello que el interlocutor entiende.

El teletrabajo ofrece algunas desventajas y muchas ventajas. De hecho, esta es una fórmula que en ocasiones se aplica de forma parcial. De este modo, los empleados trabajan en remoto uno o dos días por semana.

Compartir artículo

Artículos relacionados

¿Aún no lo tienes claro? Te asesoramos!