Siete capitales… y siete ciudades gemelas por descubrir

14 Diciembre, 2015 - Descubre alternativas a los grandes polos turísticos con las que acertarás seguro

Se acercan las Navidades. Y con ellas, las prisas por encontrar un destino atractivo para disfrutar de estas fechas con mayor tranquilidad o, sencillamente, para recibir el 2016 como se merece. Ahora bien: ¿cómo dar con una propuesta que se salga de lo habitual, que no tenga precios prohibitivos y que, además, sea de tu agrado? En este post, encontrarás algunas sugerencias que te encantarán. ¡Descúbrelas!

¿Aún no has elegido la ciudad en la que darás la bienvenida al nuevo año? Si es así, no te pierdas las recomendaciones que nos trae el diario italiano La Repubblica, basadas en las ciudades europeas más visitadas y en otras urbes gemelas, con las que comparten numerosas características en común. Aquí las tienes:

1) Si te encantó Barcelona, prueba con Oporto. La capital catalana es joven, vibrante y un destino ideal para aquellos que buscan unas vacaciones que combinen cultura y vida nocturna. Pues bien: si ya vives en la Ciudad Condal o bien ya la has visitado, basta con mirar hacia el oeste peninsular para encontrar un destino que, aunque menos conocido, ofrece oportunidades de ocio muy similares. Se  trata de Oporto, el segundo núcleo urbano más grande de Portugal. Allí podrás hacer de todo: desde una cata de vinos para degustar los excelentes caldos de la tierra —¡apuesta por el enoturismo!— hasta un largo paseo por la playa, sin dejar de cruzar el icónico puente de Don Luis I, visitar las galerías de arte que salpican la ciudad o recorrer el casco antiguo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el 1996.

Oporto

2) ¿Eres fan de Praga? Si es así, Cracovia es perfecta para ti. Praga, la joya por antonomasia de la República Checa, con sus pintorescos barrios y fachadas de mil colores, suele entusiasmar a los turistas. Si tú también te rendiste a tu embrujo, Cracovia te cautivará. Esta antigua ciudad polaca, con unas dimensiones similares a las de Praga, también destaca por su vivacidad. Cuajada de cafeterías y pequeños restaurantes, permite recorrer a pie barrios rodeados de hermosos edificios góticos, entre los que destaca el imponente castillo de Wawel Hill.

Cracovia

3) París es más que recomendable. Burdeos, también. Que Francia sea el país más visitado del mundo tiene una razón muy clara: la majestuosa París. Sin embargo, si quieres disfrutar de una arquitectura similar sin castigar en exceso el bolsillo, te informamos de que tienes un plan B en el noroeste del territorio galo: la deliciosa Burdeos, Patrimonio de la Humanidad desde el 2007. Bendecida con extraordinarias vistas al océano Atlántico, brinda la combinación perfecta de historia, cultura y paisaje. Una vez allí, no te pierdas el Museo de Aquitania, su emblemático puente de piedra, sus características construcciones de planta baja y el vecino Saint-Émilion, un fotogénico pueblo repleto de viñedos y edificios medievales que te seducirá. Todo ello sin obviar sus exquisitas especialidades culinarias, como los macarons, las galettes o los irresistibles canelés.

Burdeos

4) ¿Crees que Venecia es única? Dale una oportunidad a Estocolmo. Si echas de menos la ciudad de los mil canales, encontrarás un ambiente casi tan mágico un poco más al norte, en Estocolmo. La capital sueca, formada por 14 islas que se extienden desde el lago Mälaren hacia el este, en el mar Báltico, está circundada de canales transitables en barco. ¡Todo un regalo para la vista! Asimismo, Estocolmo cuenta con una extensa oferta de restaurantes, donde podrás conocer las bondades de la gastronomía escandinava.

Estocolmo

5) ¿Eres fan del Londres más underground? ¡Vuela a Berlín! Si te maravillaron el Museo Británico, la abadía de Westminster y Hyde Park, no dejes de conocer la capital alemana. A pesar de que ha llovido mucho desde la caída de su célebre muro, acaecida el 3 de octubre de 1990, la capital alemana sigue siendo una ciudad llena de contrastes, en la que aún son visibles los efectos de la economía de la desaparecida RDA. Sin embargo, Berlín también es generosa en eventos y festivales, por lo que explorarla es sinónimo de empaparte de las últimas tendencias del diseño, el cine y la música. Y por descontado, podrás pasear por los rincones en los que se ha escrito la historia europea y mundial.

Berlín

6) Viena impresiona. Como Budapest. ¿Te gustaron las señoriales calles y avenidas vienesas? En ese caso, en Hungría encontrarás otra capital de ensueño a precios más económicos y con un clima decididamente más cálido. Ambas ciudades cuentan con impresionantes edificios históricos y visitas guiadas a lo largo del Danubio. Su arquitectura y la cultura reflejan la influencia del Imperio austrohúngaro, sin olvidar que sus respectivas atmósferas son muy similares. Además, Budapest también cuenta con construcciones de estilo turco, lo que le da un punto de exotismo en comparación con la austera capital de los Habsburgo.

Budapest

7) ¿Adoras los canales de Ámsterdam? Descubre Brujas. Ambas ciudades están tan cerca que ambas se pueden visitar el mismo fin de semana. Los paralelismos entre estas dos localidades es innegable, hasta el punto que parecen surgidas del hábil pincel de un pintor flamenco. En el caso de Brujas, sus extraordinarias construcciones, con sus pintorescas calles empedradas y la arquitectura medieval que serpentean a lo largo de los canales, le valieron ingresar en la lista del Patrimonio de la Humanidad en el año 2000.

Brujas

¿Qué te parecen estas propuestas? ¿Se te ocurre otra pareja de ciudades gemelas que merece la pena conocer? ¡No dudes en enviarnos tus sugerencias!

Cursos relacionados con el artículo "Siete capitales… y siete ciudades gemelas por descubrir" :


Noticias Quecursar