Leyendas urbanas sobre el pelo

20 Enero, 2014 - En contra de lo que se cree, raparse al cero o cortarse las puntas no ayuda a que crezca más fuerte

Sin duda, el cabello es uno de los aspectos que más condicionan nuestra imagen personal, pero también uno de los que nos dan más quebraderos de cabeza, especialmente cuando notamos que nos estamos quedando sin él. Ahora bien: ¿es verdad todo lo que se explica sobre este tema?
Seguro que alguna vez has oído la expresión “vendedor de crecepelo” para referinos a un charlatán. Y es que el crecimiento del cabello es uno de las cuestiones que más preocupan y que, por tanto, más han contribuido a crear todo tipo de leyendas urbanas sobre remedios supuestamente infalibles para conseguir una cabellera bien poblada.

Y aquí es donde viene precisamente el problema: las mentiras que, a fuerza de repetirse, se han convertido en realidades más o menos aceptadas. Para que no te vuelvan a tomar el pelo, hoy desmontamos algunos de los grandes clásicos en relación con esta cuestión.

Leyendas urbanas sobre el pelo

  • Cortarse el cabello o raparse al cero no hace que crezca con más fuerza. Esta afirmación no es nada nuevo: de hecho, la primera investigación que tumbó este mito se llevó a cabo en 1928. Desde entonces, numerosos ensayos clínicos han demostrado que afeitarse el pelo no afecta a su crecimiento. Lo único que ocurre es que tras este proceso se distingue más la raíz, que es la parte más gruesa y oscura del cabello. Y más de lo mismo cuando nos cortamos las puntas, lo que nos provoca la sensación (equivocada) de que el cabello es más grueso.
  • Las fases lunares sí afectan al crecimiento del cabello. Del mismo modo que el movimiento de este astro afecta a las mareas o influye en los partos, también tiene que ver en el tema que nos ocupa. De hecho, se recomienda no depilarse en los días exactos de cuarto creciente, cuarto menguante y luna nueva, ya que es cuando el vello corporal crece más rápido.
  • Arrancarse una cana no hace que salgan más. Sin embargo, sí es verdad que los en períodos de tristeza o nerviosismo aumenta la cantidad de cabello blanco o gris, según algunos estudios.
  • El cabello y las uñas no crecen después de muertos. Una vez más, se trata de una ilusión óptica. Tal y como aseguran los dermatólogos, el hecho de que el cuerpo se deshidrate tras el fallecimiento hace que la piel se retraiga, lo que provoca que tanto el pelo como las uñas parezcan más largos.
  • Las vitaminas y minerales son indispensables para la salud del cabello. Entre las más destacadas, cabe cita el cobre, el hierro, el zinc, yodo, el silicio y las vitaminas A, B6 y B12, la biotina y el ácido fólico. Para saber en qué alimentos encontrarlas, te recomendamos visitar este enlace.

En cualquier caso, lo que no es un mito es que el mundo de la peluquería y la estética puede brindarte numerosas salidas profesionales. ¿Te atreves a ampliar tu formación en este ámbito y prepararte para conseguir tu un título oficial?

¿Te preocupa tu imagen personal?


Noticias Quecursar