Las frases que nunca debería decir un buen jefe

20 Enero, 2016 - Las amenazas o la ausencia de argumentación tendrían que quedar al margen de su discurso

Enseñar, corregir, motivar, crear un equipo de trabajo cohesionado, saber delegar… Éstos son sólo algunos de los rasgos que deberían caracterizar a tus superiores. Desgraciadamente, esto no siempre es así, y más de una vez nos topamos con personas a las que el cargo le viene grande. ¿Quieres saber cómo detectar a quienes no están a la altura?

Por sus obras los conoceréis. Esta máxima puede aplicarse también a los jefes, a los que muchas veces les delatan los tics autoritarios y propios de otras épocas. No hace falta ni decir que ese modelo quedó desterrado hace tiempo de las escuelas de negocio (y, en definitiva, del sentido común).

Las frases que no debería decir un buen jefe

De todos modos, hay veces en las que no siempre es evidente que alguien que ocupa un puesto de responsabilidad está metiendo la pata, ya que la frontera entre ser firme y resultar déspota puede ser tenue. Aunque es cierto que ser jefe no es fácil —además de tener que dar la cara ante los directivos cuando no se alcanzan los objetivos fijados, tienen que mantener el rendimiento de las personas a su cargo y neutralizar los posibles conflictos que surgen en el día a día de la compañía—, eso no les da carta blanca para hacer y deshacer a su antojo.

Para que no te pille desprevenido/a, en nuestro post de hoy te resumimos las cuatro pistas que da Jobandtalent para tener identificados a los jefes cafres. ¡Presta atención!

1) Frases del tipo: “Esto es así porque lo digo yo: por algo soy el jefe”. Probablemente, ésta es la muestra más evidente de que alguien no da la talla como responsable. Si en algún momento llegó a tener alguna autoridad sobre sus subordinados, ésta se pierde al pronunciar este exabrupto. Lejos de actuar de este modo, el buen jefe siempre tratará de sustentar sus decisiones con razones bien argumentadas, capaces de convencer a los empleados. Asimismo, practicará la escucha activa, oyendo las recomendaciones e ideas de su equipo, ya que éstas pueden ser de gran valor para la empresa.

2) La culpa siempre es de los otros. Son muchos quienes convierten la frase más mítica de Bart Simpson (“yo no he sido”) en un mantra. Además de aceptar los halagos derivados de los éxitos, el buen responsable también debe encajar los fracasos, sin trasladar toda la responsabilidad de los mismos al resto de la plantilla. Si no saben asumir los errores, no lograrán que el equipo de trabajo que tienen a su cargo logre mejorar.

3) “Aquí las cosas se hacen así”. Aunque es importante que cualquier trabajador conozca los objetivos y la filosofía de la empresa para la que trabaja (y actúe así en consecuencia), un jefe siempre tiene que estar preparado para escuchar las recomendaciones, e incluso las quejas, de sus trabajadores. Si bien éstas no siempre serán viables, a veces pueden dar pistas para acometer mejoras.

4) “Cualquier otro/a lo hará encantado/a”. Esta frase contribuye a desmoralizar a los empleados y a aminorar su rendimiento y su autoestima (al menos, en el terreno profesional. El buen jefe sabe valorar a sus trabajadores y darles apoyo. Por eso, las amenazas de sustituirlos por otros profesionales están a años luz de ser efectiva, por no decir que son contraproducentes.

5) Quieren soluciones, no problemas. ¿A quién no le gusta trabajar con gente resolutiva, proactiva y con recursos? No obstante, del mismo modo que nos gusta rodearnos de trabajadores brillantes, también hay que estar preparados/as para encajar los problemas. Y cuando esto ocurre, el buen jefe debe desarrollar los recursos necesarios para orientar a sus empleados y mantener sus expectativas elevadas. De este modo, garantizará el rendimiento de las personas subordinadas, lo que los predispondrá para dar con la anhelada solución.

¿Cuál es la característica más importante de un/a buen/a jefe/a?

Cursos relacionados con el artículo "Las frases que nunca debería decir un buen jefe" :


Noticias Quecursar