Habla inglés sin miedo al ridículo

7 Noviembre, 2009 - El aprendizaje del inglés debe estar en la escuela pero también en el día a día

Te has dado cuenta de que necesitas aprender inglés, pero esta vez de verdad. Y piensas “quizá llego un poco tarde…”. Nunca es tarde, pero sí es cierto que cuanto más tiempo pase, más te costará tener una buena pronunciación y no desanimarte. Las clases que recibimos en el colegio o en el instituto nos hacen pensar que si en 10 años no conseguimos hablar inglés, nunca lo haremos.

Mucha gramática, mucho vocabulario, pero a la hora de querer conversar con alguien en inglés, sientes que en tu boca se quedó la bolsita del té y no puedes articular algo con sentido. ¿Cómo mejorar esa sensación de miedo? Pues llevando todo lo que aprendes en cursos y clases más allá del ámbito del aula. ¿Ves películas en versión original? Lees artículos en revistas o en Internet? ¿Intentas entender lo que cantan tus artistas favoritos?

Sin duda, el problema de base es el sistema de aprendizaje tradicional. Cuando llegamos a una cierta edad, ya no es que no nos convenza. Es que no nos sirve. Por eso, necesitas aprender inglés con métodos que sean personalizados a tus objetivos, a tu tiempo, y que te permitan hablar de una forma natural desde el primer momento. Pero, como ves, no es lo único. Tu fluidez a la hora de poder conversar dependerá también de perder tu miedo al ridículo y a incorporar el inglés fuera de tus sesiones de estudio.

Unos consejos muy básicos para no sentirte ridículo con el inglés:

  • Practica, repite, repite, y vuelve a repetir si es necesario. Habla, aunque no como un loro, hasta conseguir una buena entonación.
  • Escucha a los que tienen una buena pronunciación. Si son nativos, mejor.
  • Lee mucho en inglés para aumentar tu vocabulario.
  • Intenta mantener una conversación desde el primer momento. Tus avances en gramática y vocabulario deben ir paralelos a “soltar la lengua”. Existen cursos online y a distancia que te permiten practicar con actividades interactivas, y comprobar día a día tus progresos.
  • Aprovecha Internet para comunicarte con personas de otros países: a través de foros, chats, e-mail o redes sociales.

El inglés, como cualquier idioma, incluso el tuyo materno, lo aprendes para poder comunicarte. Este es el objetivo más importante. Manda tus miedos a tomar el té y aprovecha el contacto con profesores y alumnos que los nuevos métodos de aprendizaje ponen a tu alcance. Ponte en marcha para que el inglés no sea tu asignatura pendiente.


Noticias Quecursar