Demencia senil y cómo sobrellevarla

8 Julio, 2016 - Cuando se llega a cierta edad, el cerebro puede comenzar a perder la capacidad cognitiva

Cursos relacionados

La demencia senil no se define como una enfermedad específica, sino más bien como un grupo de síntomas que son causados por cambios en el funcionamiento del cerebro. Existen diversas manifestaciones que tienen que ver con el acto de pensar, percibir y aprender.

Las funciones cognitivas que pueden verse afectadas son: la toma de decisiones, juicio, memoria, orientación espacial, el pensamiento, el razonamiento y comunicación.

Este término ha sido utilizado para referirse a enfermedades causadas por neurodegeneraciones, las cuales causan la muerte de las células del sistema nervioso central sin poder regenerarse nuevamente, a diferencia de muchas otras células del organismo. Un anciano que padezca de ella puede sufrir graves interferencias en sus actividades de relación social y laboral.

Demencia senil y cómo sobrellevarla

Tipos comunes

Cuando se habla de demencia es importante tener presente la existencia de dos tipos principales.

1. Neurodegenerativas. Producen la destrucción y muerte progresiva de las neuronas, como por ejemplo el Alzheimer. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, esta condición es el tipo de demencia más común, puesto que abarca entre el 60% y 70% de los casos. La patología está asociada a la edad, y se presenta por lo general en adultos mayores de 65 años.

2. No degenerativas. Se puede presentar una pérdida de neuronas y detenerse en un momento determinado. Un ejemplo de ello sería una demencia tóxica: un individuo que consuma grandes cantidades de alcohol puede perder un número más o menos importante de neuronas; a pesar de ello, esta pérdida no tiene que continuar posteriormente.

¿Cómo detectarla?

Los rasgos evidentes de la presencia de la demencia senil son:

• Deterioro de la memoria a corto y largo plazo.

• Reducción del pensamiento abstracto (dificultad para definir conceptos, semejanzas, significado de términos, etc.) y la capacidad de juicio (incapacidad de resolver problemas relacionados con la vida diaria, laboral, social, incapacidad de planificar, etc.).

• Complicaciones variables que pueden surgir en el curso de la enfermedad, como delirios, traumatismos, cambios en el estado de ánimo y desorientación.

Existen diversos métodos que deben combinarse para el diagnóstico de esta patología. El gerontopsiquiatra Alberto Mendoza, señala que  además de la evaluación clínica, lo más recomendable es realizar una serie de exámenes, como una resonancia magnética cerebral, perfil general de laboratorio que incluya el funcionamiento tiroideo, evaluación neuropsicológica y APO-E que es una prueba de vulnerabilidad genética.

Destino variable

El curso de esta condición puede ser progresivo, estático o reversible. A su vez, también puede ser de inicio repentino y de curso estable, o comenzar lentamente y avanzar con rapidez. El deterioro del estado de la persona es muy variable:

Leve. Cuando se conserva la capacidad de independencia, con un juicio relativamente intacto y una adecuada higiene personal.

Moderado. Necesita cierto grado de supervisión en su rutina diaria.

Grave. Requiere de continua ayuda.

A partir de los 60 años, las personas no solo deben someterse a evaluaciones médicas cardiovasculares, oftalmológicas o ginecológicas, sino también a las de funcionamiento cognitivo, para descartar si existe alguna falla de memoria o en otras funciones neuropsicológicas que podrían conducir a una demencia, específicamente al Alzheimer. En lo relativo a prevención, el gerontopsiquiatra enfatizó la importancia del control de los factores de riesgo como: hipertensión, diabetes, colesterol, tabaquismo, alcoholismo, obesidad y sedentarismo. Todas ellas empeoran o aceleran el proceso degenerativo cerebral.

Cursos relacionados con el artículo "Demencia senil y cómo sobrellevarla" :


Noticias Quecursar