Consigue un “curriculum” de impacto

10 Enero, 2014 - Ser directo y conciso y destacar tus competencias clave te ayudará a captar la atención de los seleccionadores

Una de las máximas para quienes están buscando empleo es que nunca hay una segunda oportunidad para la primera impresión. Y para no dejarla pasar, la única opción es tener un curriculum llamativo. Te enseñamos cómo lograrlo.

¿Sabías que los responsables de selección de personal apenas dedican 20 segundos a evaluar cada candidatura que reciben para cubrir un puesto de trabajo? De ahí la importancia de conseguir una tarjeta de presentación atractiva y que capte su atención. Eso sí: teniendo en cuenta que el mercado laboral es cada vez más exigente y competitivo, es evidente que no resulta nada fácil.

A continuación, te resumimos los consejos de John Lees, experto en selección y recursos humanos, recogidos recientemente por el diario Expansión.

  • Escribe con claridad y sencillez. No abuses de las frases subordinadas y evita utilizar un estilo que sea demasiado recargado o rimbombante. Opta por frases breves que sigan el orden gramatical habitual (sujeto, verbo y predicado).
  • Destaca tus competencias claves. Por lo general, los candidatos más jóvenes se centran demasiado en su formación académica, pero poco en sus habilidades. Esto es error, y más en su caso, ya que pueden ayudar a compensar la falta de experiencia profesional. Éstas deben ser visibles entre las 30 primeras palabras que lea el seleccionador.
  • Sé honesto/a. Ten presente cuáles son tus capacidades y evita inflar el curriculum. Mentir o adornar tu candidatura entraña un riesgo: quedar en evidencia durante la entrevista de trabajo.
  • ...y breve. Aunque lo ideal es no presentar más de dos páginas, resulta admisible incluir hasta tres folios (una extensión mayor es totalmente inaceptable). Y si careces de experiencia profesional, lo más aconsejable es no intentar estirarla a cualquier precio, ya que el resultado puede ser desastroso.
  • Aporta documentación. Si es posible, adjunta copias de tus títulos académicos o cartas de recomendación en las que aparezcan reflejadas tus capacidades.
  • Cuidado con los períodos de inactividad. Uno de los mayores enemigos de quien aspira a un puesto de trabajo son los paréntesis laborales. Si has estado unos meses, o incluso años, sin tener una ocupación, detalla lo que has hecho en ese período. En este caso, especificar los cursos que has seguido y la formación que has adquirido se convierten en la opción más aconsejable.

¡Suerte!

¿Qué es lo que más te agobia cuando estás buscando trabajo?


Noticias Quecursar