Cómo ser un líder… sin ser jefe

12 Agosto, 2015 - "Influencers", conseguidores, trabajadores bien relacionados… ¿Qué vía escoges?

¿Existe una fórmula para lograr influir en el trabajo?  En este sentido, la credibilidad y la consecución de resultados son dos aspectos que no hay que perder de vista. En cualquier caso, existen numerosas vías para convertirnos en profesionales indispensables para cualquier compañía. Te las resumimos en nuestro post de hoy.

Tener poder en una organización cuando no se ocupa una posición directiva no es fácil. Sin embargo, existen varias formas para conseguirlo. Por ejemplo, algunos empleados optan por echar mano de su capital relacional. Es decir: aprovechan sus  vínculos familiares o con importantes los clientes más importantes de la empresa, o bien con su equipo directivo, para convertirse en intocables. El grado de influencia que pueden desempeñar estos empleados es elevado, debido al manejo de información privada o confidencial que pueden llegar a manejar. Sin embargo, esta situación siempre tiene un sesgo negativo, ya que a veces dan patente de corso para llevar a cabo actitudes poco éticas.

Cómo ser un líder… sin ser jefe

No obstante, también existe otro tipo de empleado, al que en el diario económico Expansión denomina influencer, que saben cómo moverse e dentro de la organización para tener buena sintonía con todo la plantilla y conocer qué es lo que gusta o qué desagrada a los responsables. Se trata de un perfil de empleado que vive pegado al trabajo y que comúnmente reciben los calificativos de arribista, pelota o trepa. Eso sí: este tipo de empleado social actúa de conector entre los miembros de la empresa y dinamizan los grupos y tienen una alta inteligencia emocional y social.

Otra clase de empleado que ejerce una notable influencia en una empresa es aquel al que podemos referirnos como conseguidor. Estos trabajadores hacen las veces de catalizadores y logran que todo se acelere debido a que saben cómo funciona la compañía, con un grado de conocimiento superior al del resto de la plantilla. Hay que tenerles en cuenta por unifican al grupo en la empresa.

Asimismo, si el empleado también es experto en alguna materia, este bagaje también puede ser utilizado para incrementar su influencia en la compañía. Es más: si nadie comparte sus competencias, esta virtud puede convertirle en intocable en caso de que se produzcan ajustes de plantilla. Y en cualquier caso, no hay que obviar que la eficacia y los resultados es aquello que a la larga puede ayudarnos a acrecentar nuestra ascendencia sobre nuestros compañeros y compañeros de oficina.

Y tú, ¿conoces alguna otra actitud para convertirte en una pieza indispensable en la empresa? Si es así, te animamos a compartirla con nosotros.


Noticias Quecursar