5 consejos para sobrellevar el teletrabajo

No existe una única manera de vivir el teletrabajo, puesto que el punto de vista de cada profesional es diferente. ¿Cómo sobrellevar esta rutina más allá de las dificultades que plantea a largo plazo? Te damos las claves en este artículo.

 

  1. Enfócate solo en lo positivo

No hay ninguna situación que sea ideal y, sin embargo, el teletrabajo te aporta ventajas y beneficios que puedes aprovechar de forma consciente. Por ejemplo, utiliza la flexibilidad de horarios para mejorar la conciliación de esta ocupación con otras cuestiones de tu vida personal. Cuando te fijas en lo positivo no ignoras otras cuestiones que son menos perfectas. Pero este punto de vista sí te ayuda a relativizar los aspectos a mejorar.

 

  1. Desconexión digital

La cercanía que existe entre el despacho y el salón puede suponer un obstáculo para aquel que, de lunes a viernes, prolonga sus jornadas hasta muy tarde. Cuando amplías las horas de trabajo, más allá de lo que habías previsto en un primer momento, empiezas a mezclar este ámbito con tu vida familiar. Porque este desorden, que se muestra en una gestión ineficaz del tiempo, no te prepara para ser más productivo ni creativo. Diseña una rutina y llévala a la práctica sin hacer cambios de última hora. Respeta el horario de inicio y de finalización de la jornada.

 

  1. Sal de casa cada día

No tienes que desplazarte cada mañana hasta un lugar determinado porque desarrollas tu labor en tu propio hogar. Esto resulta muy cómodo cuando evitas los posibles atascos de tráfico que se forman a primera hora. Disfruta del trabajo en casa, pero no te encierres entre estas cuatro paredes. Asiste a conferencias, haz cursos, realiza los recados en tu barrio, pasea, cultiva tus relaciones sociales y visita la biblioteca. Participa en algunas de las actividades culturales que se programan en tu ciudad. En definitiva, enriquece el teletrabajo con otras experiencias presenciales. Cuando gran parte de tu vida transcurre en el interior de la vivienda, es esencial que refuerces el contacto con el exterior.

 

  1. Decora tu despacho para que todo esté a tu gusto

Reflexiona sobre las horas que vas a pasar a lo largo del año en esta oficina. Es esencial que el mobiliario elegido para amueblar esta estancia sea práctico y funcional. Diseña un despacho agradable y bonito. Te resultará más fácil concentrarte en un lugar que se adapta a tus necesidades. No importa que la habitación sea pequeña, con un mobiliario básico puedes crear un entorno acogedor y ordenado. Añade algún detalle emocional a la estética de este escenario. Embellece este ambiente profesional con cuadros de naturaleza, fotografías, plantas o flores.

 

  1. Objetivos a corto plazo

Esta es una de las claves que mejora la organización en esta forma de trabajar. ¿Cómo evitar posponer para más tarde una gestión que puedes hacer ahora? Cada día de la semana, recuerda cuál es la meta más inmediata. Y ocúpate de cumplir con esa responsabilidad.

Compartir artículo

Artículos relacionados

¿Aún no lo tienes claro? Te asesoramos!