¡Stop a los chismes! Consigue que tu empresa sea transparente

12 Abril, 2013 - Ser claro y directo estimula la creatividad de los profesionales, cohesiona los equipos de trabajo y previene los rumores perjudiciales para la compañía

Cuando un pequeño negocio se pone en marcha, no es excesivamente complicado que haya una comunicación fluida entre todos los empleados, ya que la plantilla suele ser reducida y aún no se han producido conflictos graves entre sus integrantes. Sin embargo, esta situación acostumbra a ser flor de un día. ¡Evita problemas de comunicación interna en tu empresa!

Que una empresa crezca siempre es bien recibido, y más en estos tiempos que corren. No obstante, esta evolución suele traer consigo consecuencias no tan positivas, como la desinformación entre los colaboradores, los primeros rumores, el malestar y un ambiente laboral que no siempre es el más adecuado.

Para prevenir esta situación, nada mejor que adoptar una política de claridad y transparencia desde el primer día. Y por supuesto, mantenerla en el tiempo. Por encima de todo, tus empleados esperan de ti que vayas de cara: que les digas siempre la verdad y que seas transparente. Además, si son jóvenes y acaban de incorporarse al mercado laboral, agradecerán que les demuestres que confías en ellos.

Siendo franco y directo, no sólo mantendrás la colaboración de tus empleados y te ganarás su respeto y reconocimiento, sino que en los malos momentos reforzarás tu posición, tu credibilidad y tu liderazgo. Asimismo, esta práctica te ayudará a conseguir otras ventajas adicionales:

  1. Mejor relación entre los profesionales de la empresa. En aquellas compañías donde los compañeros se conocen más y tienen menos secretos, los vínculos laborales maduran más rápido.
  2. Si eres el fundador de la compañía, acostúmbrate a hablar claramente a tus trabajadores sobre las fortalezas y debilidades del negocio. Si pones las cartas encima de la mesa, también os resultará más fácil encontrar soluciones creativas entre todos.
  3. Un desempeño más efectivo. Sin duda, te será mucho más fácil crear equipos de trabajo y desarrollar relaciones de confianza.

En cualquier caso, por muy fluida que sea la comunicación, es inevitable que surjan los rumores. Aunque es prácticamente imposible detectarlos desde el primer momento —los responsables suelen enterarse cuando éstos han crecido como una bola de nieve—, un chismorreo bien utilizado puede ser incluso beneficioso, ya que te permite recibir información que no circula por los canales oficiales, poner en marcha acciones concretas de comunicación interna, acercarte a tus trabajadores y conocer de primera mano qué es lo que les inquieta.

Si detectas un rumor, evita iniciar una caza de brujas para saber quién lo ha iniciado. Encájalo con naturalidad y piensa una estrategia para reunir a tus empleados y debatir este asunto abiertamente con ellos. ¡Saldrás ganando!

Y si notas que te faltan capacidades comunicativas, no te preocupes: por fortuna, existen cursos de habilidades directivas que te ayudarán a mejorar tu perfil profesional. ¿Por qué no elegir el tuyo?

Cuando discutes en el trabajo, ¿qué actitud adoptas?


Noticias Quecursar