Si no estás en internet, no existes

17 Octubre, 2011 - Hasta el negocio más pequeño necesita una página web

Sorprendentemente esta semana leíamos en la prensa española que el número de internautas aumenta a un ritmo considerable. El desarrollo tecnológico parece que esté a la altura, pero la verdad es que ni de lejos estamos aprovechando su potencial. Las ventajas de establecer un negocio en la Red son muchas. Las descubrimos.

Las empresas de vuelos low-cost, entre otras, fueron las que nos abrieron los ojos a eso de sacar la billetera delante de la pantalla y teclear nuestro número de tarjeta. Desde entonces, la gente se ha lanzado a comprar entradas de cine, hacer la compra semanal en la versión online de nuestro supermercado favorito, etc. Así mismo, las empresas se han metido de cabeza en acercar sus servicios a este mercado emergente: por ejemplo, encontramos universidades que gozan de campus virtuales y de cursos que se pueden completar a través de la red de redes.

El número de personas que se conectan a Internet es cada vez más grande. Por ejemplo, de 2006 a 2007 aumentamos en 5 millones de personas, y en el siguiente periodo hasta casi 9 millones de usuarios. Esto obedece a un perfil muy heterogéneo pero donde el dato que nos alienta más es que se trata de jóvenes en su mayoría. Este usuario es la clave para el futuro, está preparado desde pequeño para desenvolverse como un pez en el agua en las tecnologías de la información y la comunicación y es un potencial comprador sin miedo tecnológico.

Los argumentos que dan los compradores por Internet para defender el comercio online sorprenden por sí solos:

  • Más económico: Se encuentran más servicios similares y se puede comparar la oferta. El coste de una tienda en Internet es menor que un espacio físico y esto el cliente lo nota en el producto, que baja drásticamente de precio. La diferencia de precios incluso se ve alterada por la procedencia de quién lo ofrece y de quién lo compra, un libre mercado internacional.
  • Cuestión de tiempo: se puede acceder a una tienda online a las 3 de la madrugada o después de comer. Además, un usuario medio no tarda más de 5 minutos en comprar un artículo que ya conocía previamente.
  • Cuestión de comodidad, “me lo traen a casa”. En el caso de muchos servicios, existe la posibilidad de que te lo traigan en un reparto postal o similar. Los perezosos o los que no se están un minuto quietos ven una gran ventaja.
  • “No tenía ni idea de que esto existía”. Y es que muchas veces bien porque hemos visto un banner o porque le hicimos una pregunta a San Google y nos dio luz en el camino (buscamos información en buscadores online), descubrimos oportunidades que jamás hubiéramos encontrado por la calle.

Y entre estos argumentos y muchos más que podríamos encontrar os diremos que el 70% de los internautas pasan por la Web antes de comprar, aunque la compra se haga en una tienda tradicional. Internet es una gran fuente de información para comparar y ver qué opinamos sobre los productos.

¿Y dónde está el problema?

Cuanto más pequeña es la empresa, menos presencia tiene en la Red, y nos atreveríamos a decir que: “y viceversa”. Mientras que casi la totalidad de las grandes empresas ya están conectadas, la presencia de las medianas no llega a un ligero 6%. Las pequeñas empresas se quedan en un vergonzoso 1,5%. Es la pescadilla que se muerde la cola, por no morderse hasta los puños, pues si no tenemos presencia en la Web no creceremos. No es ni tan caro como parece, ni tan arriesgado. Hacerse un hueco en la Web es como abrir un local en la calle más escondida junto a una gran avenida. Si para una tienda tradicional diseñábamos el escaparate más llamativo, para nuestra tienda online haremos exactamente lo mismo.

Si eres un comerciante tradicional, intenta aprender conocimientos básicos y familiarízate. Es importante que seas original. Una idea fresca destacará sobre las demás y te llenará de curiosos que se interesarán por ti.

Más oportunidades de negocio

Los profesionales del diseño pertenecen a un sector que vive básicamente de la presencia en Internet. ¿Lo eres? ¿Te gustaría serlo? ¿Qué esperas a anunciarte en la Web? Un buen portafolio te ayudará.

Lo cierto es que existen grandes esfuerzos por parte de las administraciones públicas para que este nuevo sector tenga el empuje que se merece. La demanda de profesionales hacia este sector es un hecho constatado. Expertos en SEM y SEO (aparecer los primeros cuando alguien busca en Google, por ejemplo), diseñadores gráficos, publicitarios, redactores... Son las profesiones de futuro y con gran demanda.

Que la vida pase a ser digital no quiere decir que desaparezca el trato personal. La tecnificación es un paso hacia la comunicación y quedarse callado, no tener presencia en la Red, es como no existir. Aprovéchate de las tecnologías y sé el primero, o el segundo, pero no te permitas ser el último.


Noticias Quecursar