Los peligros del trabajo por turnos

29 Abril, 2008 - La influencia negativa de estos horarios aumenta en gran medida los riesgos de sufrir accidentes laborales.

Cursos relacionados

Muchas empresas del sector servicios o de la industria organizan sus horarios de trabajo mediante el sistema por turnos, en los que los trabajadores hacen largas jornadas de trabajo de manera continuada. Habitualmente estos turnos comprenden franjas horarias poco habituales, e incluso pueden ser totalmente nocturnos, con lo que el trabajador en cuestión vive su vida al revés que la mayoría de la gente: duerme de día y trabaja por la noche.

El problema es que trabajar en estas condiciones puede traer consecuencias negativas para el empleado, que experimenta un desequilibrio parcial o total de sus hábitos. Estas desestabilizaciones pueden acabar afectando al rendimiento del individuo y mermar sus capacidades para el trabajo. Se desconcentra con facilidad, se siente desorientado y las probabilidades cometer errores y de sufrir un accidente en su puesto de trabajo son mucho mayores. Por este motivo, es muy importante que todas las empresas que trabajan bajo estos conceptos dispongan de un departamento de prevención de riesgos que garantice la seguridad de los trabajadores. Todas estas compañías tienen un gran demanda de profesionales especializados en la materia.

Los turnos pueden provocar estrés en los empleados, y a su vez agravar las afecciones de salud, como las enfermedades del corazón o las afecciones digestivas. También el cambio habitual de los horarios suele desestabilizar a la persona, que no consigue fijar hábitos concretos. Además, los horarios de noche no dejan descansar todo lo necesario a los empleados, ya que el cuerpo no está acostumbrado y no se adapta completamente a su nuevo ritmo de vida. Por eso, las probabilidades de que se cometa un error aumentan. Un buena política de prevención puede evitar en muchas ocasiones desastres mayores.

Los profesionales de esta rama sugieren diferentes iniciativas para sobrellevar el trabajo por turnos, como por ejemplo los cambios en el calendario de trabajo y en la repartición del mismo, conseguir mejorar el ambiente de trabajo, o el establecimiento de programas para crear conciencia sobre este tema entre los trabajadores. En el apartado individual, propone estrategias mejoradas para dormir, programas de ejercicio y técnicas para relajarse.

  • Cursos relacionados:


Noticias Quecursar