La importancia del desarrollo profesional

18 Mayo, 2010 - Nos comprometemos más y mejoramos el negocio

Siempre se te ocurren maneras de intentar mejorar tu día a día en el trabajo, y a veces no sabes muy bien cómo llevarlas a cabo. Entonces, ves ese curso de especialización, o esa actualización de los programas que usas. Se lo comentas a tu jefe, y te suelta la excusa de siempre: “crisis”.

¿Hasta qué punto debemos parar por la crisis nuestra capacitación y desarrollo profesional? Estar preparados para cualquier situación o cambio en nuestro entorno laboral, nos harán imprescindibles y de gran valor en la estrategia de cualquier negocio. Si tus superiores no creen en “los beneficios de la capacitación”, hazlo tú mismo. Da un impulso a tu fuerza de trabajo.

¿Y qué tipo de capacitación necesitamos para conseguir este impulso?

  1. Desarrollo profesional: tenemos que adaptar nuestras habilidades y nuestros conocimientos a los objetivos globales de nuestra empresa. Por ejemplo, idiomas para poder relacionarnos con clientes y proveedores internacionales; aspectos de marketing electrónico, para poder desarrollar el negocio en nuevos canales; aprender los procesos para que la empresa consiga una certificación de calidad; o incluso dar el salto a la instalación de sistemas de energías renovables.
  2. Desarrollo de las habilidades en el trabajo: para mejorar nuestra productividad, el saber adaptarnos al crecimiento de nuestras responsabilidades, establecer “reglas” para garantizar la calidad de nuestro trabajo, y encontrar caminos para encontrar la satisfacción a nivel profesional y personal. Se trata de llegar más lejos en todos aquellos aspectos que nos ayude a nivel individual y también al desarrollo de nuestro trabajo en equipo, para poder asumir nuevas responsabilidades.
  3. Si conseguimos alcanzar nuevas responsabilidades, podemos plantearnos llegar a ser supervisores. Necesitaremos la preparación necesaria para pasar de “gran empleado” a “líder”, sin que el equipo sienta que no estamos preparados para cumplir nuestros compromisos. Además de conocimientos, debemos demostrar que seguimos siendo igual o más de efectivos, compartir nuestro entusiasmo y seguridad.

Son muchos los trabajadores que queremos aprender para llegar más lejos en nuestra profesión. Justamente, esto nos ayuda a concentrarnos incluso cuando las cosas se ponen difíciles. Además, las empresas tienen que entender que la capacitación de sus empleados, el dejarles aprender constantemente, hace que todos trabajen con mejor motivación y ganas de que el negocio crezca. Es algo que genera beneficios para todos, valor añadido y compromiso.


Noticias Quecursar